Ardiente Contacto

Como la brisa que genera
el revoloteo de un colibrí
cuando sus alas se baten
con armonioso oscilación.

Sientes sobre tu cuello
la fugaz onda del jadeo
en el ardiente contacto
de mis labios en tu piel.

El brillo del rostro seducido
se insinúa ante la intención
con los labios humedecidos
en la miel de la tentación.

El apasionado cosquilleo
de la placentera lengua
enciende la excitación
que suda bajo el vientre.

Por:


Freddy Juan Arce Acevedo
Derechos reservados
Chile

Deja tu comentario