Besos de Mieles

Cuando te fuiste todo quedo en el vacío
quedo quebrantado y roto mi cielo
pero lancé mis tristezas al viento
cerca del mar, como si fueran cenizas
de un muerto…

Como hojas secas de árbol
todos tus recuerdos los hice añicos
porque ya no los quise, solo estorbaban
en mi huerto…

Ahora solo quiero uvas crujientes,
repletas de mieles, como los besos
amorosos de un amor lleno y completo
donde la enrredadera del amor
solo da amor eterno a su amo
que no niega, que no hiere,
que no mata, solo ama y enaltece.

Por Consuelo Camorlinga
Derechos Reservados
México

Deja tu comentario