Category Archives: Silvia Torres

Todo se desvanece

Aunque el corazón llore,
mis ojos cansados
no dejen de estar húmedos,
mi vientre vibre de deseos,
mis ahogos se pierdan
en la oscuridad,
mis manos estén apretadas
como puños de acero
y mi amor por ti
se acelere en cada minuto,
nunca podré olvidar
la experiencia tan amarga
de la cruel actitud
que has tenido hacia mí…
el perdón ya no existe,
los recuerdos cuando son malos
se van desvaneciendo
y si algo bueno queda,
es tan poco y pobre
que se irá también
sin darme cuenta.

Por Silvia Torres
Derechos reservados
Argentina

Brindemos

Brindemos esta noche,
he preparado todo,
sobre nuestra cama,
tenue luz cálida,
música suave,
las mejores copas
y exquisito champagne para disfrutarlo.

Qué festejamos?….
la vida,
el estar juntos,
este amor apasionado,
nuestro eterno noviazgo,
el saber que nos tenemos
y que si no eres tú
soy yo la que espera.

La alegría de esta casa,
del ruido alborotado durante el día,
nuestros hijos,
brotes de nuestros genes,
esperanza repetida de amor
y excesos de besos en sus caras.

Brindemos y embriaguémonos de deseos,
de libertades,
de pensamientos pecaminosos,
solos en este cuarto,
la luna se cola por la ventana
y es la maravillosa sensación de una mirada,
testigo incondicional de esta hora
salpicada de estrellas
y este cielo que nos brinda sensaciones
en este encuentro
de amantes que se adoran…

Por Silvia Torres
Derechos reservados
Argentina

Amémonos sin miramientos

Amándonos sobre la alfombra,
como si fuera mágica y volara,
entre la mullida tela movediza
los cuerpos se confundían.

Ardiente movimiento sensual
de piel a piel, vellos púbicos
que se encuentran en el sexo
más ardiente, pegajoso y sutil.

El fuego del hogar nos ilumina,
amarillenta llama atornasolada
que quema con las llamaradas
en nuestros poros dilatados.

Anochece, tus manos me llenan
de caricias abiertas que se pierden
en todo mi cuerpo arrebatado
y siento tu amor en cada acto.

No te transformes con el tiempo,
sigue amándome así con ímpetu,
con voraz deseo y sentimiento
que yo te amo así, sin miramientos.

Por Silvia Torres
Derechos reservados
Argentina

Mi Amor, Mi Universo

Esclava de tus besos, sólo los tuyos,
no conozco otra boca ni otros labios,
te siento y me convenzo que eres
el único hombre que en mi entra.

Cada vez que te acercas a mi cuerpo
transportas en mi sangre vibraciones
que sacuden desde afuera hacia dentro
y te amo amado mío, sólo a ti te amo.

Nada me conmueve tanto como tú,
nadie me moviliza como tus manos,
caricias que se juntan lentamente,
goce de placeres que estremecen.

El sexo es el amor que nace siempre,
que juntos nos brindamos ciertamente
real, de sueños, de carne a carne,
nos damos la vida en Tierra y Marte….

En Venus, en Plutón, Saturno, el Sol,
la Luna, todo el universo y sobre todo
en la profundidad, de corazón a corazón
en ese cielo maravilloso lleno de amor.

Por Silvia Torres
Derechos reservados
Argentina

Si tú me faltas

Dime, por dónde no he pasado yo…
por qué rincón de tu cuerpo
no me he quedado dispuesto
…a besarlo, acariciarlo…

Dime, con qué premura te he tocado
cuántas veces mi rostro mojado
de placer te ha rozado
toda, en carne propia…

Dime, con la pasión que te he amado,
tú tendida y yo con mis manos
ardiente y saboreando
me quedé ensimismado…

Dime, por qué ahora no recuerdas
lo mucho que gozabas
entre mis brazos y mi boca,
no quieres recordarlo…

Dime, por qué razón me cambias,
quién va hacerte vibrar
como has vibrado amor
quién va amarte como yo…

Dime, que mi corazón se desangra
ya mis ojos no tienen lágrimas,
me he quedado sin ganas,
si tú me faltas soy nada…

Por Silvia Torres
Derechos reservados
Argentina

No miraré para atrás

No miraré para atrás,
seguiré caminando sin parar
y esconderé mis lágrimas para que no las veas.

Fué tan grande este amor
que no pude achicarlo para llevármelo,
entero vá conmigo, a todas parte,
porque no te olvidaré…jamás.

Y aunque pasen los años,
te seguiré amando
por el resto de mi vida

Por Silvia Torres
Derechos reservados
Argentina

No renunciaré

No decides por mí,
no sabes de mí,
después de tantos años creí que me conocías
y te crees dueños de mis actos y de mis preferencias,
no puedes prohibirme de lo que más quiero: escribir,
eso es lo que llevo en mi sangre,
la tinta que va pariendo cada una de mis letras,
mis poemas, mis relatos, todo.

Que dirías si te prohíbo amarme?,
si te reprocho tus celos a cada rato?…
si me pongo de vigilia cuando paseas en tu auto?
o apago tu televisor cuando miras acción?……no te gustaría.

Entonces no renunciaré a seguir creando,
a dar vida a mis actos,
a mis sueños de poeta
y que me sigan leyendo los que aprecian mis versos,
ya que nunca te preocupa realmente lo que siento,
lo que confieso, lo que exclamo,
lo que realmente reclamo por la culpa de tus celos.

Por Silvia Torres
Derechos reservados
Argentina

A ese hombre…

Ese hombre dice amarme,
me dedica su tiempo con el pensamiento,
me lleva a un viaje inesperado cada día,
vive esperándome, me regala compañía.

Ese hombre sabe lo que quiero
cuando me mira a los ojos veo lágrimas
él sonríe y me advierte que es emoción
por sentirme, por tener mi corazón aliado.

Ese hombre casi no me conoce pero lo desea,
ansia verme cerca de su cuerpo necesitado
de mis besos, de mi olor, de mi piel y mi sexo,
sueña con mis poemas y necesita de ellos.

Ese hombre los lee cada mañana y viaja hasta mí,
por alguna razón en su sangre fluyen mis palabras
y lo acerca cada vez más hasta mi dulce alma,
me ilusiona saber que está allí, amándome.

Por Silvia Torres
Derechos reservados
Argentina

Los cibernéticos

Un abrazo a la distancia es abrazo,
tiene la calidez de los sentimientos,
la humanidad de buenos tiempos,
el corazón acogedor por momentos.

Un abrazo a la distancia te hace fuerte,
te da abrigo y te convierte en amigo,
lleva con el palabras y a veces silencios
y amor, mucho amor y desencuentros.

Unos están a la mañana, otros a la tarde
Los de la noche hacen guardia y así son,
Siempre, en todo momento alguien hay
Para escucharte, para leerte, para charlar.

Gracias a Dios por esta feliz comunicación,
Países, grandes ciudades y pueblos chicos,
Todos unidos, cantan y ríen, lloran y rezan
En una mesa, sobre la cama, en el teléfono.

Estamos siempre los cibernéticos divinos,
Damos la mano detrás de un vidrio, besos,
Ojos de emoción, luz divina, ilusiones idas,
Y otras de sueños que se van cumpliendo.

Por Silvia Torres
Derechos reservados
Argentina

Bella

Presta mucha atención a lo que voy a decirte,
porque no sólo lo digo yo,
los que te miran se detienen a ver
tu sensualidad que los sorprende.

Eres puro gestos y curvas,
mantienes ese andar
tan diferente de otras mujeres;
bella,
tus piernas sobre altos tacos
te sostienen y que bien te ves.

Vas o vienes,
es lo mismo,
sólo que cuando te veo venir,
una sonrisa seductora me envuelve,
bella hasta el escote que apenas muestras

Hay algo en tu mirada,
no sé, provocas deseos cuando bajas esas tupidas pestañas,
en tu boca una mueca que me asombra.

Bella,
por dónde te mire,
eres bella;
llevas en tu cuerpo la belleza
que opaca todo lo que te rodea,
naciste con luz,
con estrellas.

Por eso te lo recuerdo,
porque tú lo sabes,
lo llevas a todos lados,
eres mía,
muy bella y sensual,
pero mía;
no lo olvides,
vida.

Por Silvia Torres
Derechos reservados
Argentina

Así me siento

¿Cómo me siento?
como el mar bravío sin aliento,
como la luna nueva, diferente,
como la mañana sin sonrisas,
como la tenue claridad,
como el roce de una caricia.

Así me siento,
desaforadamente,
escondida de la lluvia tormentosa,
saltando charcos temerosa,
endiabladamente sola,
encontrando la manera de amarme,
de entender que soy y seré
una persona valorable.

Así me siento,
descubriendo,
lo maravillosa que es la soledad
dentro de mi cuerpo,
lo que es recordar lo inevitable,
y desechar el pensamiento,
de todo aquello que me hizo mal,
por creer y no saber entender
que era el dolor y no el amor,
lo que habitaba en mi corazón.

Por Silvia Torres
Derechos reservados
Argentina

Te quiero por tantas cosas

Te quiero así cuando hablas,
te quiero hasta cuando callas,
te quiero con la mirada
y cada vez que te enfadas.

Te quiero por tantas cosas
que no puedo enumerarlas,
estoy como confesando
lo que hago con mi alma.

Y aunque se duerma el amor,
yo lo estaré acunando
para quererte por siempre
y así nunca alejarnos.

Te quiero en las cosas buenas
Y te quiero así en las malas,
tejo deseos de rabias
como también tejo la calma.

Quiero que sepas mi cielo
que este amor hoy es un grito,
que pasará el tiempo
y será solo un susurro.

No te asustes que no es grave,
es la vida que se agita,
que nos da y que nos quita
tan generosa y mezquina.

El mar se nos vuelve lago
y son remansos nuestras manos,
los besos serán el roce
más preciado y más sentido.

Y los cuerpos hablarán,
dirán mi nombre y el tuyo,
en silencio y despacito
se sentirán dueños y benditos…

por lo que hemos sembrado.

Por Silvia Torres
Derechos reservados
Argentina