Como flor desesperada

Lo quiero con la carne y con el hueso
con toda el alma y el aliento
con cada frase de mi pensamiento
con este corazón ardiente y preso.

Está en mis sueños o en quien beso
está en todo el sentimiento
desde la breve risa hasta el lamento
desde la herida bruja hasta en eso.

Mi vida es de su vida sin reclamo
a quien en silencio tanto llamo
soy ave sin alas en los llanos.

Y ahora en este otoño cruel y duro
hasta el corazón se siente oscuro
cual la hiedra sobre algún muro
Que solo en él respira levantada.

Por:


Vivencias Verdes
Derechos Reservados
República Dominicana
Julio 2013

Deja tu comentario