Corazón Cautivo

Las flores marchitas de bellos colores
perfuman mis días, le dan ilusiones.
Las rosas ya muertas aún siguen luciendo
en aquel florero astillado y polvoriento.

Sus pétalos raídos perdidos en el tiempo
parecen hojarasca en tiempos de otoño.
Conjugan sentimientos conmigo cada noche,
me quedo en el intento, más no puedo olvidarte.

Sus tallos aún con vida, espinas blandecidas
los tomo entre mis manos, ¡me pinchan las heridas!
aquellas que taladran mi corazón cautivo
que aún sigue latiendo… cada vez que te miro.

En medio de la noche se atisban los jardines
repletos de mil flores con formas surrealistas,
algunas transparentes y otras son tas raras.
Así como la vida que es difícil subirla y cuando
estás arriba… tan fácil es bajarla.

Por Icela Elizalde
Derechos reservados
México, 14-Nov-2012

Deja tu comentario