Ilusión

Viajero de las estrellas
entras sorpresivamente en el amanecer
iniciando la travesía al atardecer
sin permitir que logre salir
de tu corazón y de tu ser.

Sensación de lo complicado
la espera en el firmamento es inexcusable
en el degustar de las maravillas
regalo que se otorga con pasión
cautivando al corazón
de quien se encuentra abatida,
con la dulzura de tu presencia
le brindas los cuidados de la esencia.

Temor que invade el alma
entre los lazos de lo cautivo
sometida a los tejidos de la emoción
entrelazándose en la distancia
tenue atadura del corazón.

El obsequio de ese amor
fue adjudicado de manera diferente
por la ternura
que se percibe imponente.

No pediste nada
mas lo otorgas todo
no importando la distancia
entre aquellos mundos
que se encuentran cautivos
en el inmenso imán de la quimera.

Por Sandra Méndez
Derechos Reservados
Guatemala

Deja tu comentario