Lágrimas

Llora el sol entregado al alba
gritando su sentir de incomprendido.
Nadie le escucha pues el alba muere
y se esconde en la noche con sigilo.

Llora la luna cuando el alba muere
desnudando corazones entretejidos
pues sola se encuentra en la noche inquieta
sola y sin nadie que le dé cobijo.

Lloran las flores que sin estar marchitas
presagian olvidadas su destino
clamando por ser bellas para siempre
pero su eterna juventud ya se ha perdido.

Lloran los luceros que encienden pasiones
adornando con claveles los sentidos
pues su luz es lejana, trémula y tenue
y se apaga a millones de años luz en el olvido.

Lloran los corazones que sin palabras
describen sentimientos y amoríos
mas callados olvidan lo que sienten
intentando no sangrar su amor dolido.

Llora la mañana que no es eterna
izando las almas y los suspiros
y con lluvia desata su ira incrédula
despidiéndose tal y como ha venido.

¿Por qué lloráis, frágiles bellezas mías,
si sois el encanto del ser nacido,
si del poeta sois su melancolía
y de la vida el sentimiento mismo?

Son mis lágrimas las que os hace enterneceros,
lucero, luna, flor y sol divino.
Mas nunca lloréis en mi presencia.
Mis lágrimas sólo yo las he vertido.

Por Antonio González
Derechos Reservados
España

Deja tu comentario