Los cibernéticos

Un abrazo a la distancia es abrazo,
tiene la calidez de los sentimientos,
la humanidad de buenos tiempos,
el corazón acogedor por momentos.

Un abrazo a la distancia te hace fuerte,
te da abrigo y te convierte en amigo,
lleva con el palabras y a veces silencios
y amor, mucho amor y desencuentros.

Unos están a la mañana, otros a la tarde
Los de la noche hacen guardia y así son,
Siempre, en todo momento alguien hay
Para escucharte, para leerte, para charlar.

Gracias a Dios por esta feliz comunicación,
Países, grandes ciudades y pueblos chicos,
Todos unidos, cantan y ríen, lloran y rezan
En una mesa, sobre la cama, en el teléfono.

Estamos siempre los cibernéticos divinos,
Damos la mano detrás de un vidrio, besos,
Ojos de emoción, luz divina, ilusiones idas,
Y otras de sueños que se van cumpliendo.

Por Silvia Torres
Derechos reservados
Argentina

Deja tu comentario