Madre del Campo

Madre abnegada por el tiempo
donde los hijos fueron
el regalo otorgado,
por el deseo de encontrarte rodeada
por aquellos que correspondían al amor
que tu les otorgabas.

Madre del campo
que en aquellos tiempos
de épocas inciertas,
te encontrabas en momentos
llenos de sufrimientos,
al ver aquel hijo
que se debatía
entre la vida y la muerte,
no importándote el mal tiempo
tomaste el coraje de salir
en búsqueda
de quien habría de salvar
la vida de tu infante,
tus lagrimas se perdían
en el rostro asechado
por la lluvia que no paraba.

Los caminos obstaculizados se encontraban
por el vendaval que acechaba,
todo era un reto,
el clima agobiaba
trayendo agonía al alma.

Molesta contra el tiempo,
continuaste tu camino
no importándote
que el manto de las estrellas
cubrieran tu llanto.

Aquellas estrellas iluminaban tu sendero
en busca del destino,
solo implorando en cada paso
se te concediera el tiempo necesario
para salvar a tu retoño adorado.

Madre que al cielo implora
la atención de su creador,
pidiendo piedad
para el hijo de tus entrañas,
siendo escuchada por Dios
cuando el fruto de su alma
con una sonrisa
te dice cuanto te ama.

Deja tu comentario