Orgullo

Fiel amigo que no me abandonaste
en lo permitido de aquellos instantes
te desterré de mi lado
pues no consentiste
que encontrara aquel a quien he anhelado .

Tristemente es de darme cuenta
que por mas que pretendí
serrarte la puerta
estás como el cancerbero insistente.

Buscando el momento preciso
para entrar sin ningún permiso
pretendiendo alejarme de lo valioso
de aquel hombre impetuoso.

Me encuentro consciente
que cuando pases adelante
no habrá vuelta atrás
que pueda párate.

Me aprisionaras entre tus garras
para no permitirme jamás
suplicar e implorar ni un día más.

No te quiero a mi lado
ya que estoy clara
que contigo la paciencia será limitada
pues no permitirás todo lo ansiado
de aquel amor tan ambicionado.

No deseo ser la misma de antes
donde no permitía fallo alguno,
se que me has mantenido siempre adelante
obteniendo de la vida cosas importantes
desafortunadamente no me cediste
para que viviera plenamente.

Protégeme,
pero no me atormentes.

Por Sandra Méndez
Derechos Reservados
Guatemala

Deja tu comentario