Sangre

Es la sangre la que brota
por entre heridas abiertas
dejando en las compuertas
un rojo hilillo que flota

Entre los ojos agrietados
de quien, solo, en un instante,
con rumor disimulado
solloza solamente sangre.

Y la sangre, roja, brota
por entre mares y pleamares
dejando entre las rocas
el rojo dulzor de la sangre.

Estoy roto y estoy herido
no sé ni dónde buscarme
quizá me busque perdido
entre los secos paisajes
como hombre arrepentido
que busca de pronto aire
porque quedó ya vencido
y no le queda ni sangre.

Por Antonio González
Derechos Reservados
España

Deja tu comentario