Todo se desvanece

Aunque el corazón llore,
mis ojos cansados
no dejen de estar húmedos,
mi vientre vibre de deseos,
mis ahogos se pierdan
en la oscuridad,
mis manos estén apretadas
como puños de acero
y mi amor por ti
se acelere en cada minuto,
nunca podré olvidar
la experiencia tan amarga
de la cruel actitud
que has tenido hacia mí…
el perdón ya no existe,
los recuerdos cuando son malos
se van desvaneciendo
y si algo bueno queda,
es tan poco y pobre
que se irá también
sin darme cuenta.

Por Silvia Torres
Derechos reservados
Argentina

Deja tu comentario