Tu Ausencia

Cuando callas,
un idioma exótico
surca tu rostro
susurra su gramática
en el auditorio del silencio,
y tu mirada teje telas
de otras realidades.

Cuando callas,
te marchas al vientre
de tu pensamiento,
a parir visiones en tus ojos
sin reflejo
y miras sin ver,
y es como si no estuvieras.

Cuando callas,
tomo tu mano
para no dejarte ir
y a tu ausencia le susurro
tu nombre,
pero que grita
tan alto tu silencio,
que temo soltarte
y que no regreses.

Por Edgar Smith
Derechos Reservados

Deja tu comentario